Saltar al contenido

Tienda para venta de cosmética natural y cursos. ESBELONATURE

Envío gratuito peninsular para compras superiores a 45

Diferencia entre Aceite Esencial y Aceite Vegetal

     

    Muchas veces nos hemos preguntado ¿De dónde viene un aceite esencial? ¿Y de dónde viene un aceite vegetal? ¿Y qué diferencia hay entre ellos?. Pues aclaremos los conceptos.


    Los aceites esenciales y los aceites vegetales son productos diferentes con distintas composiciones y usos.
    Los aceites esenciales son compuestos altamente concentrados extraídos de plantas, usualmente a través de métodos de destilación o prensado en frío. Estos aceites contienen los compuestos volátiles y aromáticos de las plantas, lo que les da su aroma distintivo y propiedades terapéuticas. Se utilizan en aromaterapia, cosmética, cuidado personal y algunas prácticas medicinales debido a sus beneficios para la salud.
    Hay varios métodos de extracción de aceites esenciales, y el método utilizado depende del tipo de planta y de los compuestos que se deseen obtener. Algunos de los métodos más comunes son:
    1. Destilación al vapor: Es uno de los métodos más utilizados. Consiste en pasar vapor de agua a través de la planta, lo que libera los aceites esenciales. El vapor con los compuestos aromáticos se condensa y luego se separa, obteniendo el aceite esencial y el hidrolato (agua floral).
    2. Prensado en frío: Principalmente se usa para extraer aceites esenciales de cítricos, como el aceite de naranja, limón o pomelo. Se realiza presionando la cáscara de la fruta para obtener el aceite.
    3. Extracción con disolventes: En este método, se utiliza un disolvente, como hexano, para extraer los aceites esenciales de las plantas. Posteriormente, se elimina el disolvente, dejando el aceite esencial.
    4. Extracción mediante CO2 supercrítico: Es un método más moderno y eficiente. Utiliza dióxido de carbono en estado supercrítico para extraer los aceites esenciales, sin dejar residuos químicos.
    Los aceites esenciales tienen una amplia gama de usos debido a sus propiedades aromáticas, terapéuticas y cosméticas. Aquí te muestro algunos de los usos más comunes:

    Escuela online, cursos de Cosmética natural

    Aromaterapia: Se utilizan en difusores, inhalaciones o vaporizaciones para crear ambientes aromáticos que pueden ayudar a relajarse, mejorar el estado de ánimo o proporcionar otros beneficios terapéuticos.
    Cuidado personal: Muchos aceites esenciales se utilizan en la elaboración de productos para el cuidado de la piel y el cabello debido a sus propiedades hidratantes, antiinflamatorias, antibacterianas o cicatrizantes.
    Masajes: Algunos aceites esenciales se mezclan con aceites portadores (como los aceites vegetales) para realizar masajes terapéuticos, ya que pueden ayudar a aliviar el estrés, reducir la tensión muscular o mejorar la circulación.
    Tratamientos de salud: Se usan en la medicina alternativa y complementaria para tratar diversos problemas de salud, como dolores de cabeza, problemas digestivos, resfriados, insomnio y más. Sin embargo, su uso con fines terapéuticos debe hacerse con precaución y bajo la guía de un profesional calificado.
    Limpieza del hogar: Algunos aceites esenciales tienen propiedades desinfectantes y pueden usarse para hacer limpiadores naturales para el hogar.
    Es importante recordar que los aceites esenciales son muy concentrados y pueden ser potencialmente irritantes o incluso tóxicos si se utilizan incorrectamente o en grandes cantidades. Se deben diluir adecuadamente y es recomendable informarse sobre su uso antes de aplicarlos en la piel o utilizarlos con fines terapéuticos.
    Cada método tiene sus ventajas y limitaciones, y la elección del método de extracción puede afectar la calidad y la composición química del aceite esencial resultante.

    Por otro lado, los aceites vegetales son grasas extraídas de semillas, frutos o nueces de plantas. Estos aceites son más densos y no volátiles en comparación con los aceites esenciales. Son ricos en ácidos grasos y nutrientes, y se usan comúnmente en cocina, cuidado de la piel, cabello, masajes y como portadores de los aceites esenciales en aplicaciones tópicas.
    El método de extracción del aceite vegetal varía según el tipo de semilla, nuez o fruto del que se extrae el aceite. Algunos de los métodos más comunes son:
    1. Prensado en frío o prensado mecánico: Este método es utilizado para obtener aceites vegetales de semillas y frutos blandos. Consiste en aplicar presión mecánica a la materia prima, extrayendo el aceite sin utilizar calor adicional, lo que ayuda a preservar mejor los nutrientes y cualidades del aceite.
    2. Extracción con solventes: En este método se utilizan solventes como hexano para extraer el aceite de la materia prima. La materia prima se tritura y se mezcla con el solvente, luego se separa el aceite de la mezcla solvente-materia prima. Posteriormente, se elimina el solvente para obtener el aceite vegetal.
    3. Extracción por prensado en caliente: Similar al prensado en frío, pero se aplica calor durante el proceso para aumentar la cantidad de aceite extraído. Sin embargo, este método puede afectar la calidad del aceite al someterlo a temperaturas más altas.
    4. Extracción mediante solventes volátiles: Algunos aceites vegetales, como el aceite de coco, se extraen mediante métodos que utilizan solventes volátiles como el vapor o el calor suave para separar los aceites de la pulpa o la carne del fruto.
    El método de extracción puede influir en la calidad, el sabor y las propiedades nutricionales del aceite vegetal. El prensado en frío tiende a preservar mejor los nutrientes y es considerado uno de los métodos más saludables, mientras que la extracción con solventes puede dejar residuos químicos en el aceite si no se realiza correctamente.
    Los aceites vegetales tienen numerosas aplicaciones en la cosmética debido a sus propiedades nutritivas, hidratantes y beneficios para la piel y el cabello. Aquí tienes algunas de sus utilidades más comunes en este ámbito:

    Hidratantes: Muchos aceites vegetales, como el aceite de coco, jojoba, almendra, argán o rosa mosqueta, son excelentes hidratantes para la piel. Se utilizan en cremas, lociones y sueros para proporcionar hidratación duradera.
    Desmaquillante: Los aceites vegetales se emplean como desmaquillante natural, ya que pueden disolver eficazmente el maquillaje, incluyendo el resistente al agua, sin resecar la piel.
    Aceites faciales: Algunos aceites vegetales son beneficiosos para equilibrar la piel, reducir la aparición de arrugas, mejorar la elasticidad y proporcionar nutrientes esenciales. Se usan como aceites faciales o sueros para el cuidado de la piel.
    Tratamientos capilares: Aceites como el de argán, coco o jojoba son populares para nutrir y mejorar la salud del cabello. Se aplican como acondicionadores, mascarillas capilares o aceites para masajes en el cuero cabelludo.
    Cuidado de uñas y cutículas: Algunos aceites vegetales, como el aceite de almendras, se utilizan para nutrir y fortalecer las uñas y las cutículas, ayudando a mantenerlas saludables.
    Productos específicos para pieles sensibles o con problemas: Algunos aceites vegetales, como el de caléndula o el de rosa mosqueta, son conocidos por sus propiedades calmantes y regenerativas, por lo que se usan en productos destinados a tratar la piel sensible, irritada o con cicatrices.
    Ingredientes para mezclas y formulaciones personalizadas: Los aceites vegetales se pueden combinar con aceites esenciales u otros ingredientes para crear productos personalizados, adaptados a las necesidades específicas de la piel o el cabello.

    En cosmética, la calidad y la pureza de los aceites vegetales son importantes, ya que determinan su efectividad y su capacidad para beneficiar la piel o el cabello sin causar irritaciones.