Saltar al contenido

Tienda para venta de cosmética natural y cursos. ESBELONATURE

Envío gratuito peninsular para compras superiores a 45

¿Qué necesitamos para emprender un negocio con nuestras propias elaboraciones cosméticas?

     

    Normativa vigente para elaborar y distribuir tu Cosmética Natural

    En España, la normativa principal que regula la elaboración y distribución de cosméticos es el Reglamento (CE) Nº 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, que se aplica directamente en todos los Estados miembros de la Unión Europea, incluyendo a España. Este reglamento establece las normas para la comercialización de productos cosméticos en el mercado europeo.
    Algunos aspectos clave de la normativa para cosméticos en España bajo este reglamento incluyen:
    Notificación de productos: Antes de comercializar un producto cosmético, el responsable debe notificarlo al Portal Europeo de Notificación de Productos Cosméticos (CPNP) mediante un proceso electrónico.
    Seguridad del producto: Los fabricantes son responsables de la seguridad de sus productos y deben realizar evaluaciones de seguridad y pruebas para garantizar que los cosméticos sean seguros para el uso previsto.
    En muchos casos, la evaluación de seguridad de los productos cosméticos se realiza con la ayuda de laboratorios especializados. Los fabricantes pueden colaborar con laboratorios que tengan experiencia en pruebas y evaluación de seguridad para asegurarse de que sus productos cumplen con los estándares requeridos.
    Los laboratorios especializados en evaluación de seguridad cosmética pueden llevar a cabo una serie de pruebas y análisis para determinar la seguridad de los cosméticos. Estas pruebas pueden incluir:
    1. Pruebas de irritación cutánea: Para evaluar la reacción de la piel al producto.
    2. Pruebas de sensibilización: Para determinar si el producto puede causar alergias o reacciones alérgicas en la piel.
    3. Estudios de estabilidad: Para asegurar que el producto mantenga su calidad y seguridad a lo largo del tiempo.
    4. Análisis de ingredientes: Para confirmar la seguridad de cada componente utilizado en el cosmético.
    5. Pruebas microbiológicas: Para asegurar que el producto esté libre de contaminantes bacterianos u otros microorganismos que puedan representar un riesgo para la salud.
    Estos laboratorios no solo realizan pruebas, sino que también pueden ofrecer asesoramiento especializado sobre las regulaciones vigentes y las mejores prácticas para garantizar el cumplimiento normativo.
    Si bien la evaluación de seguridad puede involucrar a laboratorios, el fabricante sigue siendo responsable de garantizar la seguridad del producto y puede optar por realizar estas pruebas en sus propias instalaciones si tienen la capacidad y la experiencia necesarias para hacerlo. En última instancia, lo crucial es que se realicen las pruebas requeridas para garantizar que el producto sea seguro para su uso previsto antes de su comercialización.

    Etiquetado: Se deben seguir las directrices específicas de etiquetado establecidas en el reglamento, que incluyen información como lista de ingredientes, precauciones de uso, función del producto, nombre y dirección del fabricante, fecha de vencimiento, etc.
    Buenas Prácticas de Fabricación (GMP): Las empresas deben seguir las Buenas Prácticas de Fabricación para garantizar la calidad y seguridad de sus productos.
    Además del Reglamento (CE) Nº 1223/2009, en España, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) es el organismo encargado de supervisar y regular la comercialización de cosméticos, asegurándose de que se cumplan todas las normativas establecidas.
    Es importante que los fabricantes y distribuidores de cosméticos en España estén familiarizados con esta regulación y se aseguren de cumplir con todos los requisitos necesarios antes de poner un producto en el mercado.